News

COVID-19: Consejos para pacientes de valvulopatías cardíacas

clock icon
COVID-19: Consejos para pacientes de valvulopatías cardíacas

17 de marzo 2020

 

El COVID-19 (Coronavirus) ha lanzado al mundo un desafío de salud pública sin precedentes. Su rápida propagación ha causado una alarma global significativa. Es comprensible que los que viven con una valvulopatía, y los que se recuperan de un procedimiento o cirugía reciente, estén preocupados. Por ello, nos gustaría aprovechar esta oportunidad para compartir la opinión de expertos sobre el virus y los efectos que esta situación podría tener en los pacientes con enfermedades valvulares.

 

COVID-19 es una enfermedad que puede afectar a los pulmones y las vías respiratorias. Está causada por un virus denominado coronavirus. Con el aumento del número de casos en todo el mundo, los hospitales han comenzado a prepararse para un repunte de pacientes con necesidad de ingreso. Algunos hospitales están cancelando procedimientos y limitando las cirugías e intervenciones a casos urgentes y de emergencia para reducir la presión sobre el personal y las camas.

 

Los hospitales continuarán tratando pacientes de valvulopatías, pero las presiones actuales provocarán demoras y una reducción en el número de procedimientos que se lleven a cabo. Las decisiones sobre quién será tratado se basarán en la necesidad clínica, dando prioridad a quienes necesiten con más urgencia el tratamiento.

 

¿Qué debo hacer si debo someterme a una cirugía o a un procedimiento valvular?

Si tiene que someterse a una cirugía, debe continuar preparándose para ella a menos que su médico le indique lo contrario. Si su cirugía se reprograma para una fecha posterior, debe controlar sus síntomas de cerca. Si sus síntomas empeoran y comienza a sentirse mal, debe informar a su médico de cabecera, llamar al equipo médico del hospital o, en casos graves, llamar a los servicios de emergencia.

 

¿Qué debo hacer si me sometí recientemente a una cirugía o a un procedimiento valvular?

Los pacientes que se han sometido recientemente a un procedimiento tienen un mayor riesgo de infecciones debido a cortes / incisiones que pueden estar expuestas a gérmenes. El riesgo normal de infección para los pacientes de valvulopatías es bajo, pero en la situación actual, se deben tomar todas las medidas adicionales para limitar su riesgo de infección. Si comienza a sentirse mal, debe contactar con el equipo médico del hospital o llamar a los servicios de emergencia.

 

¿Cómo reduzco el riesgo de contraer el virus COVID-19?

Actualmente, no existe una vacuna para prevenir el COVID-19 y la mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus. Para todos los pacientes cardíacos, la prevención es clave. Si bien es normal sentirse ansioso sobre cómo esta situación podría afectarlo, si no está expuesto al virus, no tiene más riesgo de desarrollar COVID-19 que otra persona. Sin embargo, si contrae el virus, tiene una mayor probabilidad de desarrollar complicaciones. El coronavirus se transmite por infección de gotas, al toser y estornudar o por contacto cercano con alguien que tiene el virus.

 

Como se trata de una enfermedad nueva, no sabemos con qué facilidad se transmite el virus de persona a persona. La propagación es más probable en aquellos que tienen síntomas. Por eso es muy importante limitar el contacto cercano.

 

Las recomendaciones más importantes son:

– Evite inmediatamente todo contacto que no sea necesario con otras personas. Esto es especialmente importante para las personas mayores de 70 años. No dé la mano; intente mantener una distancia de 2 metros entre usted y los demás.

– Trabajar desde casa si es sea posible.

– Cancele todos los viajes innecesarios.

– Evite lugares llenos de gente, especialmente lugares cerrados.

– Limite las interacciones de sus hijos con otros niños y asegúrese de que no tengan contacto con personas mayores (por ejemplo, abuelos).

– Lávese las manos regularmente y completamente con jabón y agua caliente. Haga esto durante al menos 20 segundos en cada lavado.

– Use gel desinfectante para manos si no hay agua y jabón disponibles.

– Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable o con la manga (no las manos) cuando tosa o estornude.

– Inmediatamente, tire los pañuelos usados ​​a la basura y luego lávese las manos.

– Evite el contacto cercano con personas que no se encuentren bien.

– No toque sus ojos, nariz o boca si sus manos no están limpias.

– No comparta objetos que toquen su boca, como botellas o tazas.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL COVID-19?

 

Los principales síntomas a tener en cuenta son:

– tos

– una temperatura elevada

– falta de aliento

– dificultades respiratorias

 

Otros síntomas son fatiga, dolores de cabeza, dolor de garganta, dolores musculares y molestias.

 

Recuerde que estos síntomas no necesariamente significan que tiene la enfermedad. Los síntomas son similares a otras enfermedades que son mucho más comunes, como el resfriado y la gripe.

 

Si experimenta alguno de estos síntomas y siente que necesita ayuda médica, debe seguir las pautas emitidas por las autoridades sanitarias sobre la mejor manera de buscar ayuda médica.

 

Cualquier paciente de valvulopatía con síntomas progresivos o de nueva aparición, principalmente síncope (desmayo o colapso), debe comunicarse con su médico de inmediato.

 

Hay muchas razones por las cuales las personas pueden sentirse angustiadas o preocupadas por lo que les pueda pasar a ellos o a sus seres queridos en los próximos meses. Sin embargo, recuerde que los mejores especialistas del mundo están trabajando duramente para garantizar que estemos sanos y bien. Expertos sanitarios están asesorando a la Junta del Global Heart Hub y le mantendremos informado sobre cualquier cambio que pueda afectar a las personas que padecen una valvulopatía.

 

Estos son tiempos verdaderamente únicos. En este momento, tenemos que unirnos para asegurarnos de proteger mejor a nuestros vecinos, amigos y familiares. Recuerde: para obtener actualizaciones sobre lo que debe hacer, solo consulte a fuentes fiables y si tiene alguna pregunta o duda, contacte con su médico de cabecera o con el hospital más cercano de su localidad.